NOTA DE PRENSA

La «información problemática» sobre nicotina y COVID-19

Un nuevo estudio deja en evidencia la paranoia de la comunidad antivapeo, que ahora intenta desacreditar la interacción legítima en redes sociales.

Un estudio titulado «La influencia de los ‘vigilantes’ provapeo en la difusión de información errónea sobre COVID-19 en Twitter» se publicó en algo llamado Journal of Medical Internet Research, una publicación de pago, pero la versión preimpresa está aquí. Es otra queja más sobre las personas que retuitean cosas con las que los académicos de «salud pública» no están de acuerdo. 

Los autores lamentan la falta de guardianes en Twitter para controlar a qué información científica tiene acceso la gente. Luego inventan el término sin sentido ‘observadores’ para describir a cualquiera que haya acumulado seguidores y publique tweets interesantes. Después del dragado habitual de Twitter, concluyen que bastantes de las personas que mencionaron la evidencia de que los fumadores tienen menos probabilidades de contraer COVID-19 en 2020 tenían un ‘sesgo a favor del vapeo’.

“Una revisión de los primeros datos clínicos en la provincia de Wuhan encontró que los fumadores tenían menos probabilidades de ser admitidos en la UCI debido a complicaciones de COVID-19, en comparación con los no fumadores [10]. Aunque el estudio en sí no proporcionó ninguna evidencia de una relación causal entre fumar y la infección o progresión de COVID-19, los autores postularon que las propiedades antiinflamatorias de la nicotina podrían ser responsables de la prevalencia inesperadamente baja de fumadores infectados con COVID-19 en países con altas tasas de tabaquismo [12, 13]”.

De hecho lo hicieron. Esto fue provocado por la evidencia en un estudio de NEJM que muestra sorprendentemente pocos fumadores en el hospital con COVID en China y un estudio del Dr. Konstaninos Farsalinos publicado en mayo de 2020. [Ver todo lo publicado en The Vaping Today sobre el tema].

“Si bien no se encontró evidencia posterior que respalde el papel protector de la nicotina, circuló la idea de que fumar, vapear o usar nicotina evitaría el COVID-19, lo que llevó a los investigadores a documentar información errónea sobre fumar, vapear y la nicotina como protectores contra el COVID-19 a través de los canales de comunicación, particularmente en Twitter [14-16]”.

Si vas a escribir un estudio sobre la desinformación, es mejor no poner una gran mentira en su introducción. ¡¿No hay evidencia posterior?! Hasta ahora he encontrado 98 estudios que analizan esta pregunta y la gran mayoría de ellos encuentran que los fumadores tienen significativamente menos probabilidades de contraer COVID-19. 

Un metanálisis menos extenso publicado en Addiction el año pasado encontró lo mismo. La nicotina es la explicación obvia y existen razones biológicas por las que la nicotina marcaría la diferencia. Podría ser otra cosa, pero un estudio publicado apenas la semana pasada encontró que los fumadores que recibieron nicotina en el hospital tuvieron mejores resultados que los que no.

Ninguna cantidad de evidencia satisfará a los autores (uno de los cuales trabaja para la risible Truth Initiative de EE. UU.), pero decir que no hay evidencia en absoluto es solo una mentira. 

“Dichos hallazgos contrarios a la intuición no son información errónea en un sentido directo, ya que no presentan información demostrablemente falsa [21]”.

Puedes decir eso de nuevo.

“Más bien, la extrapolación de los hallazgos del estudio fuera de contexto o con implicaciones de gran alcance ejemplifica el tipo de afirmaciones que no son flagrantemente falsas, sino que representan implicaciones sin fundamento y engañosas que van en contra de la mejor evidencia científica disponible [11, 22]”.

En otras palabras, las personas en Twitter leyeron sobre la investigación y discutieron lo que podría significar.

Las «implicaciones engañosas y sin fundamento» sobre las que la gente tuiteaba, según los autores de este estudio, incluían artículos en The Economist («Los fumadores parecen menos propensos que los no fumadores a enfermarse de covid-19»), The Telegraph ( «Fumadores con ‘cuatro veces menos probabilidad’ de contraer COVID-19, lo que provocó pruebas de parches de nicotina en pacientes’ ) y The Guardian («Estudio francés sugiere que los fumadores tienen un menor riesgo de contraer coronavirus»). Todos eran perfectamente fácticos, incluso si la evidencia disgustó a los académicos antivapeo en Estados Unidos.

Los autores citan las 10 publicaciones principales de los ‘usuarios principales’. No dan sus nombres, pero tecleando el texto en Twitter se encuentra que eran los científicos Konstantinos Farsalinos y Eli Rubashkyn, el periodista Alex Norcia, una emisora ​​de radio sudafricana, el comentarista ocasional en este blog Klaus K., el sitio web de noticias News24, un abogado que tuiteó el artículo de News24 y alguien a quien no se puede rastrear porque el tuit ha desaparecido.

Varios tweets de Farsalinos están en el top 10. Quizás recuerdes que él escribió uno de los estudios. Por lo tanto, un científico que tuitea sobre su propia investigación cae bajo el paraguas de no-es-exactamente-desinformación-pero-no-nos-gusta en lo que respecta a los autores, al igual que cualquier usuario de Twitter que se refiera a una fuente respetable de noticias.

“Esta investigación demuestra la utilidad del marco de vigilancia para examinar la difusión de información problemática en Twitter. Más de la mitad de nuestra muestra de usuarios principales y 22 de los 25 usuarios más prolíficos que produjeron y difundieron contenido sobre el COVID-19 y el tabaco en los primeros nueve meses de la pandemia eran defensores de la «reducción de daños» a favor del vapeo“.

Los opositores a la reducción de daños contra el vapeo obviamente no vieron nada que ganar al mencionarlo. ¿Y qué? Quizá la culpa sea de ellos.

“Sobre la base de investigaciones anteriores que identificaron y cuantificaron el alcance de una información errónea específica de que la nicotina puede prevenir el COVID-19, mostramos el alcance desproporcionadamente amplio de esta afirmación en el contenido más retuiteado durante este período de tiempo [16, 47, 48]. Incluso en mayo de 2020, cuando se publicó el estudio original de Farsalinos et al, la preponderancia de la evidencia científica, incluidos múltiples metanálisis, aún se oponía a la noción de que la nicotina, y especialmente el tabaquismo, protegería a las personas del COVID-19 [10]”.

Esto no es cierto y la referencia 10 es el estudio de Farsilinos, por lo que no respalda la afirmación de los autores.

“Aun así, en nuestra muestra de los 1.000 retuits principales, la propagación de esta afirmación fue más de 20 veces más común que los cinco tuits que intentaron desacreditar la afirmación y se retuiteó casi 17 veces más”.

Uno solo puede asumir que los usuarios de Twitter encontraron poco convincentes los intentos de desacreditar el reclamo.

“Esta investigación destaca el creciente desafío de abordar las distorsiones científicas que, si bien no son información errónea en sí mismas, pueden generar creencias falsas. No hay razón para creer que el estudio que encontró menos fumadores de lo esperado fue falsificado. De hecho, esta «paradoja del fumador» generó un interés de investigación significativo y llamados a registrar previamente hipótesis con el objetivo de investigar rigurosamente los efectos de la nicotina en COVID-19 [53]. Un cuerpo sustancial de literatura ha proporcionado pruebas sólidas de que fumar durante una pandemia respiratoria aumenta el riesgo de enfermedad grave y muerte [5-8]”.

Las referencias 5-8, que incluyen un metanálisis basura escrito apresuradamente por Stanton Glantz, analizaron los resultados de salud de los fumadores que han contraído COVID-19. No consideraron la pregunta relevante de si los fumadores tienen menos probabilidades de contraer COVID-19 en primer lugar.

“Nuestro estudio no aborda este complicado cuerpo de literatura”.

Hay una buena razón para ello.

“Los líderes de opinión en Twitter no tienen control sobre el contenido publicado en la plataforma. Sin embargo, tienen una influencia desmesurada en la difusión de ciertas perspectivas sobre otras”.

Porque a la gente le interesa lo que tienen que decir.

“Aunque se necesita más investigación, aportamos pruebas sólidas de que la inclinación ideológica de los tuiteros más prolíficos sobre un tema determinado (usuarios provapeo que hablan sobre el COVID-19 y la nicotina) influyó directamente en la difusión de información problemática (que la nicotina podría prevenir el COVID-19) retuiteando gran parte de las publicaciones más difundidas”.

Ahora veamos a los antivapeo y lo que han estado diciendo. No te creerías la cantidad de ‘información problemática’ que esos tipos sacan.

“Estos hallazgos recuerdan investigaciones anteriores que mostraban que la mayor parte de la desinformación en otro contexto, la antivacunación, emanaba de solo doce usuarios [56]”.

Los antivacunas son una comparación interesante, pero no por las razones que piensan los autores. Los antivacunas dicen que no hay suficiente evidencia de que las vacunas contra el COVID-19 sean seguras a largo plazo a pesar de que han estado en uso durante un período de tiempo considerable y a pesar de que hay amplia evidencia más allá de la epidemiología observacional de que no plantean ningún problema ni importantes riesgos para la salud a largo plazo. Se enfocan en ejemplos raros de daño mientras ignoran los principales beneficios que brindan a la gran mayoría. Y afirman que no hay evidencia de eficacia a pesar de que la tasa de mortalidad por COVID-19 cae drásticamente tan pronto como la población está inmunizada.

De manera similar, los antivapeo afirman que no hay evidencia de seguridad a largo plazo a pesar de la amplia evidencia de lo contrario, se enfocan en ejemplos muy raros de daño (explotación de baterías, etc.) mientras ignoran los beneficios más amplios y afirman que los cigarrillos electrónicos no pueden ayudar a los fumadores a dejar de fumar a pesar de que la prevalencia del tabaquismo ha disminuido notablemente dondequiera que se hayan vuelto populares.

“Sin embargo, a diferencia de la «Docena de desinformación», los observadores de la puerta de entrada provapeo en Twitter no producen ni difunden información abiertamente falsa”.

Así que (con razón) lo sigues diciendo. Entonces, ¿cuál es exactamente el problema? 

“Más bien, sirven como mediadores entre la comunidad científica y el público más amplio que usa Twitter, y privilegian los hallazgos científicos que respaldan una narrativa a favor del vapeo mientras descartan, ignoran y contrarrestan una preponderancia de evidencia que no lo hace”.

La preponderancia de la evidencia sobre este tema está de su parte. Incluso si no fuera así, el fraude antivapeo de EE. UU. tiene muchos más recursos para contrarrestarlo.

“La implicación más amplia de este proceso de difusión es que la baraja proverbial se apila contra la comunicación efectiva de salud pública en Twitter».

Si la ‘comunicación de salud pública efectiva’ significa decirle a la gente que los fumadores tienen más probabilidades de contraer COVID-19 y que vapear es muy peligroso, entonces sería bueno que la baraja proverbial se apilara en su contra. Sin embargo, la creciente ignorancia pública sobre los riesgos del vapeo sugiere que no lo es.

“El sesgo observable a favor del vapeo de los usuarios más abiertos que discutían sobre el COVID-19 y la nicotina inevitablemente significó que incluso los intentos de desacreditar dicha información en la plataforma no recibieron la misma cantidad de tráfico«.

Buuuhuuu. Ve a pedirle a Mike Bloomberg algo más de dinero.


Este artículo fue traducido y adaptado al español por el equipo de Vaping Today. Publicación original: ‘Problematic information’ about nicotine and COVID-19. Si encuentra algún error, inconsistencia o tiene información que pueda complementar el texto, comuníquese utilizando el formulario de contacto o por correo electrónico a redaccion@thevapingtoday.com.

La entrada La «información problemática» sobre nicotina y COVID-19 se publicó primero en VAPING TODAY.

Subscríbete a nuestro boletín

Recibe actualizaciones para estar al tanto de nuestras acciones

Te gustaría aprender más de la reducción de daños del tabaquismo?

Muy pronto tendrás acceso a la academia de Reducción de daños del tabaquismo